20/05/2017 Revista Noticias - Nota -   - Pag. 24

INVESTIGACIÓN
LOS BONAFINI PAPERS




Los detalles del expediente que complica a la titular de Madres.
El llamado de CFK. El ABC del desfalco K y el futuro de De Vido.
La palabra de Schoklender.

El teléfono suena varias veces.
Las últimas luces del soleado martes 16 que entran por la ventana obligan a la líder de las Madres a entrecerrar los ojos. ¿Sería el llamado que estaba esperando? La octogenaria mujer levanta el aparato. “Hola, Hebe. Soy yo. Cristina”. La conversación trae alivio en el edificio de Yriyogen, especialmente para la histórica luchadora que hoy está procesada. “A las dos nos pasa lo mismo. Es el embate del Poder Judicial y del gobierno de Macri contra nosotras”, la reconforta la ex presidenta. La última vez que se habían visto había sido un mes atrás, en una reunión privada entre las dos mujeres fuertes de la oposición en el Instituto Patria, y Bonafini aguardaba con expectativas un mimo de su líder política. El diálogo, desconocido hasta ahora, revela que la preocupación por la situación procesal de Hebe es muy grande en el kirchnerismo. La mancha del gigantesco desfalco que ocurrió entre la Fundación que ella lidera y su otrora “ahijado”, Sergio Schoklender, podría manchar hasta el pañuelo más blanco.
El fallo que dictó el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, y que dejó procesados a Bonafini, los hermanos Schoklender, a los ex secretario y subsecretario de Obras Públicas, José López y Abel Fatala, y a 17 personas más, antiguos funcionarios y personas relacionadas a la Fundación de las Madres (además de trabarle un embargo de $250 mil a cada uno), promete ser un escándalo mayúsculo. Las oscuras maniobras con el dinero que salía desde el Ministerio de Planificación de Julio De Vido -por ahora no se le encontraron pruebas suficientes en su contra, aunque eso puede cambiar cuando llegue el juicio oral-, y que iba hacia el proyecto “Sueños Compartidos”, que comandaba Sergio y que se suponía iba a edificar 4500 viviendas en el país, tiene todos los condimentos: traiciones imperdonables, aprietes y escenas de violencia, lujos desmedidos, 400 millones de pesos desaparecidos y una matriz corrupta que podría llegar hasta lo más alto del Estado K. Es la cara oculta de la década ganada.
MODUS OPERANDI. “Sueños compartidos” era un proyecto habitacional que funcionó entre el 2006 y el 2011.
El Estado contrataba a la Fundación Madres de Plaza de Mayo -que se creó especificamente con este fin, separada de la histórica Asociaciónpara crear viviendas en los lugares más carenciados del país. Hebe de Bonafini, la máxima autoridad, delegó la responsabilidad en quien decía que era “su hijo adoptivo”, Sergio Schoklender.
Durante esos seis años, el parricida se convirtió en el apoderado de la Fundación y su hermano Pablo en el tesorero, en un proyecto de 1300 millones de pesos, que se supondría construiría 4500 viviendas. Cuando terminó, a la Fundación le habían derivado $ 700 millones, equivalentes a 2500 casas, de las que sólo se construyeron 822.
En la Justicia no tienen dudas: ven cada movimiento de la maniobra delictiva con absoluta claridad. En el juzgado de De Giorgi sacan pecho con el fallo de 552 páginas y se muestran orgullosos de su trabajo. Desde allí avisan que el litigio venidero -estiman que podría llegar a juicio oral dentro de un año- no solo podría complicar a los actuales procesados, sino que quizás se convierta en la clave para desenmarañar la red de corrupción de la era K. Es decir: la investigación de De Giorgi, que realizó junto a la Auditoría General de la Nación de Leandro Despouy, podría determinar el futuro político del país.
La Justicia reconstruyó el siguiente patrón de comportamiento para el desvío de fondos. Desde la Secretaría de Obras Públicas, José López firmaba y liberaba cada partida, que era entregada a cada provincia o municipio por el subsecretario, Abel Fatala.
Los gobernadores e intendentes -Chaco, Santiago del Estero, Santa Fe, entre otras-, apenas recibían el dinero se lo entregaban a la Fundación Madres de Plaza de Mayo, por eso los titulares de los ejecutivos locales zafaron del procesamiento: como las obras estaban otorgadas sin licitaciones, su tarea se limitaba a ceder las partidas enviadas. En el momento que ese dinero llegaba a la Fundación, y a las manos de Schoklender, empezaban los manejos espurios.
Una parte del dinero era, efectivamente, usado para la construcción (ver infografía). Pero no todo.
De ese millonario descontrol, la AGN pudo determinar que 206 millones de pesos fueron desviados de su fin específico por el mayor de los hermanos, efectuando giros a empresas cuya actividad no estaba relacionada con la construcción de obras (por $ 123 millones), realizando extracciones en efectivo (por $ 52 millones), transfiriendo a funcionarios públicos ($ 553 mil) y pagando a personas físicas con cheques de menos de $ 5000 (por $ 31 millones). “Meldorek era el foco de la corrupción”, asegura alguien que trabajó en la investigación.
Esa empresa, comprada en un 90% por Schoklender en el 2010 -por más de 1 millón de dolares, “con algo de plata ahorrada y un préstamo de un empresario amigo”, según dijo el hombre a NOTICIAS-, era el centro desde el cual se apropiaban los fondos. Según la Justicia, a través de Meldorek -sociedad que tenía la propiedad de dos aviones, un yate y una Ferrari, y que fue comprada para darle una “fachada legal” al asunto-, Schoklender cambiaba cheques por dinero en cuevas financieras o en cooperativas, sin documentación que respaldase las transacciones o el monto fehaciente de cada operación.
“Hacíamos eso para pagar sueldos y gastos materiales. Casi todas las empresas lo hacen, no solo la Fundación”, se defendió el acusado en el 2011, cuando habló por primera vez en NOTICIAS, haciendo referencia a la urgencia de dinero en efectivo que tenía una empresa que llegó a contratar a 6500 personas.
¿Meldorek podría ser el equivalente a Austral Construcciones, la sociedad de Lázaro Báez, sospechada de ser usada para el lavado del dinero estatal proveniente del mismo ministerio? En la Justicia piensan que es una posibilidad latente. De hecho, hay nombres y empresas que se repiten en otras complicadas causas.
Cabaña Agropecuaria Del Zonda SA y Agropecuaria Monte León SA, ambas pertenecientes a Adolfo Bus y Cristian Terdjanian -y en la primera también tiene participación Pablo Sette-, aparecen en la causa de los desmanejos en el proyecto Fútbol Para Todos. Aunque suene raro, las empresas agropecuarias, que nada tienen que ver con el rubro de la construcción, figuran en dos litigios distintos, pero bajo la misma sospecha: ser la fachada para lavar activos. No solo eso: según el fallo, hay pruebas para establecer que el financista Guillermo Greppi, amigo personal de Carlos Liuzzi -el segundo de Carlos Zaninni en la Secretaría Legal y Técnica del kircherismo-, era otro de los accionistas en las sombras de las agropecuarias. Además, en la investigación que se le hizo al círculo de Lázaro Báez, se determinó que Greppi había tenido llamadas telefónicas con Federico Elaskar y Leonardo Fariña.
SABÍA. A Hebe se la acusa de “haber tomado intervención en la maniobra delictiva”. “Los hermanos Schoklender ingresaron a la Fundación como consecuencia directa de la decisión de Bonafini”, dice el fallo. La titular de Madres le dio a Schoklender un “amplísimo poder general de administración” que le permitió realizar todas las maniobras delictivas que quiso, sin control. Además, acusan a Bonafini de haber aprobado balances que, según las pericias, serían “falsos o cuando menos inexactos”. Por todo esto, el juez consideró que, por acción u omisión, Hebe sería responsable de la defraudación.
“Nadie puede considerar que ella, con el temperamento que tiene y con lo luchadora que ha sido toda su vida, haya desconocido cada movimiento y sea engañada por Sergio y Pablo”, dicen en el entorno de los Schoklender.
“Todas las gestiones las hizo Hebe”, aseguraba en su declaración indagatoria Sergio, desligándose de la responsabilidad. Y agregaba después: “Si la señora de Bonafini no hubiese dispuesto, con los fondos excedentes, financiar campañas políticas...
así como también su imprenta y editorial, y cuanta locura y disparate de acto político, movilización, marcha y parásito que se acercaba, el dinero hubiese alcanzado”. Desde Madres, asesoradas por el respetado abogado Eduardo Barcesat, responden: “¿Quién puede creer que una persona de más de 80 años, que solo terminó tercer grado, puede maniobrar estas cantidades gigantescas de dinero? Ella confiaba en Sergio y le dio todo el poder a él. No tuvo nada que ver”.
Para afuera, Hebe se muestra incólumne.
Ya no nombra a Schoklender y cree que el responsable de su situación judicial es el presidente Mauricio Macri. “Lo marqué como enemigo apenas asumió: eso tiene sus costos.
Además, De Giorgi se está cobrando la vez que me quiso llevar a declarar el año pasado y no pudo”, le asegura a los suyos la histórica referente.
Pero para adentro está quebrada.
La relación con Sergio, a quien consideraba un hijo, ya no tiene vuelta atrás. Su entorno íntimo se sorprendió al escuchar su confesión: “Su traición me dolió más que la de Astiz”.
LA CAUSA. Por comentarios de otros padres, Sergio Schoklender se enteró de que el colegio al que concurría su hijo, el Jean Piaget, ubicado en la calle Rosetti al 50 de la Capital, estaba al borde del cierre. El hombre no dudó: a través de su empresa Meldorek SA compró el colegio y con los materiales de la Fundación Madres de Plaza de Mayo reparó el edificio. “Solo quería hacer que funcionara”, lo justificó Schoklender.
La anécdota muestra el descontrol que se genera cuando desde el Estado se otorgan $ 750 millones sin auditorías.
Hay otro elemento importante que se desprende de la causa: los desmanejos con los propios trabajadores contratados por la Fundación y por Schoklender. Tres empleados que prestan testimonio aseguran que cada mes les descontaban 600 pesos de su sueldo. ¿Para las cargas sociales? No, porque ese dinero jamás llegó a la Anses, lo que les impidió a todos los trabajadores cobrar un seguro de desempleo cuando fueron despedidos.
Este es un punto vital: la Justicia determinó que durante años la Fundación no pagó cargas sociales, y terminó con una deuda de $ 230 millones hacia el organismo estatal (que sumados a los $ 206 millones desviados, dan más de $ 400 millones faltantes).
Ese monto, bajo la órbita de la AFIP, que dependía de Ricardo Echegaray, jamás fue cobrado y ni siquiera reclamado.
Aunque parezca insólito, hay un precedente similar que recuerdan desde la Justicia: las cargas impositivas que ese departamento jamás le cobró a Cristóbal López, uno de los empresarios favoritos del kirchnerismo.
El tamaño de la deuda, y el tiempo durante el cual no fue pagada, hacen difícil de suponer otra cosa que no sea que esto continuó, como mínimo, con la vista gorda de Echegaray.
En junio del 2010 se inició la causa que hoy complica a Hebe. La denuncia recayó en el juzgado de Norberto Oyarbide, que fue apartado en marzo del 2013, tras anularse el llamado a indagatoria de todos los imputados.
“Hay un contraste muy fuerte entre la parálisis de la causa que tenía Oyarbide con lo que avanzó después con De Giorgi”, le dice Despouy a NOTICIAS.
Todas las partes entienden que la demora del juez retirado tenía que ver con su buen trato con los K.
Martínez De Giorgi se hizo cargo del expediente y llamó a declarar a todos los involucrados entre el 4 de julio y el 28 de septiembre del 2016. El 15 de mayo rubricó el fallo: Bonafini, los Schoklender y ex funcionarios procesados por “defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública”, un delito que oscila entre una pena de dos a seis años de prisión. Aún así, la mala noticia tuvo un aliciente para los sospechosos: es mucho mejor que la primera carátula que se había establecido sobre asociación ilícita, donde los responsables podían ser sancionados con hasta 10 años de reclusión.
EL PUÑAL. El 28 de noviembre de 1995 Sergio Schoklender pisó la calle por primera vez en catorce años. En el primer día que volvió a saborear la libertad, se dirigió directamente a la sede de las Madres. Desde entonces comenzó una carrera imparable que lo pondría, a principios del milenio, como la mano derecha de Hebe y el controlador absoluto de las cuentas de la Fundación.
Esa relación comenzó en 1993, cuando la dirigente lo empezó a visitar en la cárcel de Caseros, donde Schoklender cumplía cadena perpetua por el crimen de sus padres. “Ella era un especie de prócer para mí, un diamante en bruto. Entre lomos y milanes que cocinaba Hebe se empezó a formar uan relación familiar”, relataba Sergio en esos años. Desde Madres recuerdan la llegada de Sergio a la Asociación.
“Hebe lo amaba, lo adoptó. Era como un hijo para ella, y el hijo de Sergio su nieto”. Según cuentan, los distintos trabajadores nunca soportaron a Schoklender, a quien veían como autoritario y despótico, pero la fuerte banca que tenían por parte de todas las Madres lo respaldaba.
En el 2011 ese vínculo explotó. “Vi cosas que no me gustaron”, le dice Schoklender a NOTICIAS. Desde el círculo de Hebe lo acusan de usar la histórica trayectoria de ella, y el amor que le brindó, para enriquecerse.
Quién tiene la razón lo decidirán los magistrados, pero lo claro es que hoy a Hebe y Sergio solo los une el espanto. Y ese sentimiento, entre las personas perseguidas por la Justicia y por millones y millones de pesos desaparecidos, es amenazante. “Un poco de sinceridad es cosa peligrosa; una sinceridad absoluta puede ser fatal”, advertía el escritor Oscar Wilde.

JUAN LUIS GONZÁLEZ CARLOS CLAÁ @juanelegonzalez @carlosclaa jlgonzalez@perfil.com

HEBE DIXIT

Sobre los Jueces.
“Hay una cantidad enorme de jueces hijos de re mil putas que están con Lorenzetti, que es un facho”.
■ Sobre Macri.
“Sos el rey del sorete.
Gracias por darme el honor de ser procesada”.
■ Sobre Cristina.
“Sos nuestra legítima conductora. Te necesitamos tanto”.
■ Sobre los legisladores.
“El Congreso es un nido de ratas y vívoras. Son fascistas”.

DE VIDO SEMANA AGRIDULCE

El ministro de Planificación del kirchnerismo, Julio De Vido, tuvo una de cal y una de arena en la Justicia. Comenzó con una sorpresa: el 15 de mayo el juez Marcelo Martínez De Giorgi le dictó falta de mérito en la causa “Sueños Compartidos”, en la que fue procesada Hebe de Bonafini, los hermanos Schoklender y funcionarios K que respondían a él.
De cualquier manera, fuentes de Comodoro Py le auguran un futuro negro: consideran que cuando la causa se eleve a juicio oral, aparecerán las pruebas necesarias para que cambie su situación procesal.
Pero además, el miércoles 17, la Cámara Federal confirmó su procesamiento en la causa de la tragedia de Once. De Vido se encamina al juicio oral. JUSTICIA. El ex ministro de Planificación se debate entre diferentes causas.

EFECTO MARÍA JULIA

Por EDI ZUNINO *

Hebe de Bonafini se defiende de las acusaciones de hoy que no explica con la historia que nadie le puede quitar.
Andan diciendo por ahí (las redes sociales quedan por ahí) que la titular de Madres de Plaza de Mayo actúa como Cristina, victimizándose.
Falso. Parecido no es lo mismo.
CFK carece de la historia heroica de Bonafini. Su relato épico es adquirido, ensayado en una década de gobierno. El pasado de Hebe no resiste la menor duda.
El problema es que Bonafini toma el heroismo propio de los orígenes del drama nacional cual si fuera un título nobiliario inamovible, delegado por alguna fuerza superior. Es, de algún modo, un razonamiento medieval. Tapa la luz de su lucha con las nebulosas de un oscurantismo autoritario donde la verdad se subordina a la conveniencia. Verdad y Justicia fue lanza y fue bandera. Con su actitud, Bonafini se las pone en contra y, lo peor de todo: las lastima.
Cuando un líder ocupa el lugar de una idea, la desvirtúa y sus defectos no lo comprometen tanto a él como a los valores que predicó y por los cuales llegó a ser quién es.
Los pañuelos no se manchan. El miércoles 10, centenares de miles de personas demostraron en las calles, al oponerse al 2x1 para los genocidas, que los derechos humanos son ya un valor cultural permanente en amplias mayorías de argentinos. Se lo debemos a Madres, a Abuelas y demás organismos, pero también al aprendizaje de toda la sociedad. Los pañuelos son símbolos. Y detrás de los símbolos (debajo, en este caso) están las personas. Pues bien, las personas dignas rinden cuentas.
A Hebe puede terminarle pasando lo que le pasó a María Julia.
El peronismo tiene la habilidad de buscar arquetipos de cada una de sus versiones aún fuera de sus filas. Una Alsogaray para la etapa liberal. Una Bonafini para el tiempo antiliberal.
Cuando esas etapas se terminan, los pinchazos de la sutura agujerean a quienes actuaron de mascarones de proa.
Sin embargo, ser usado tampoco equivale a ser inocente. En Sueños Compartidos, Hebe, que de mansa no tiene un pelo, se dejó usar mansamente.
Hasta entre sus compañeros de ruta de los DDHH prima esa conclusión. La dañada es la causa. No Bonafini.
Vaya despropósito.
CON BOUDOU. Tal vez termine siendo Hebe, y no el ex vice, el chivo expiatorio de una era.

La ruta del caso

1 Comienzo Se inició en junio del 2010, con la denuncia de diputados a la UIF.
■ 2 Hechos Más de $ 200 millones entregados a la Fundación fueron desviados de su fin. Los trabajadores reclaman porque quedaron en la calle.
■ 3 Traspaso En marzo del 2013, se apartó al juez Oyarbide de la causa, que luego recayó en Martínez de Giorgi.
■ 4 Indagatorias Entre julio y septiembre del 2016 declararon Julio De Vido, Hebe de Bonafini, Sergio y Pablo Schoklender, entre otros.
■ 5 Hebe rebelde Bonafini no se presentó a la indagatoria, y el juez dispuso su detención, que luego fue levantada bajo caución juratoria.
■ 6 Procesados El 15 de mayo, Martínez de Giorgi procesó a Hebe, los Schoklender y

IRREGULARIDADES.
Dejaron casas sin terminar y trabajadores en la calle.

“Sueños Compartidos” en números

Período 2006-2011

4.757 Viviendas debieron haberse levantado

822 Viviendas Entregadas

Barrio Cina Cina En millones de pesos

110,86

305 Viviendas

62,60 / 56,48% Obra Ejecutada

79,65 / 71,85%

Adelantos Entregados

Barrio Villa 15

44% Obras Ejecutadas

56,03% Adelantos Entregados

Barrio El Garrote

32% Obras Ejecutadas

43,12%

Adelantos Entregados

748.719.414,64 Fondos transferidos por la Secretaría de Obras Públicas a la Fundación Madres de Plaza de Mayo

Fondo desviados de su fin específico 206.438.454 23,5%

Extracciones en efectivos de Schoklender $52.000.000

Pagos inferiores a $5000 pesos $31.000.000

Pago a Funcionarios $553.000

Empresas no relacionadas con la construcción $123.000.000

Tuvieron 6.500 empleados.

Sergio Schoklender tenía el 90% de las acciones: las compró por US$ 1.160.000

Meldorek S.A.
(bienes que llegó a tener)

Dos aeronaves Inmueble situado en Craig 726 Ferrari 430 Embarcación “Sirius"





SCHOKLENDER “CRISTINA SABÍA TODO”

Sergio Schoklender se mudo a Rosario, pero sigue pareciendo el mismo, aunque ahora vive en un “pequeño departamento”, junto a su hijo, y dice trabajar para una humilde empresa de construcción que “confío en él”. El hombre asegura que no tiene problemas con la gente en la calle, salvo cuando, en un bar de su nueva ciudad, lo quisieron escrachar cinco hombres que, según él, pertenecían a La Cámpora.
“Terminamos a las piñas”. Todavía mastica la bronca por “el saqueo” de Meldorek, su empresa, por parte de “hombres del kichnerismo”.
Tampoco puede perdonar ni a su hermano, Pablo, ni a Hebe.
NOTICIAS: ¿Es culpable Hebe? Schoklender: El poder corrompe. A ella la cooptaron, empezó a financiar las campañas que quería Cristina.
Eso nos hizo discutir y a me obligó a irme. Esa plata era para los trabajadores, y ellos la querían para la política.
La puerta de De Vido tenía una marca negra de una patada que le dí, un día que se le ocurrió suspender los pagos de la obra pública.
NOTICIAS: ¿Cristina sabía que se desviaban fondos? Schoklender: Todo. Lo único que le importaba era no quedar afuera.
Cuando se murió Nestór se murió el proyecto político.
NOTICIAS: Eso fue en octubre del 2010, y usted se fue de la Fundación en el 2011. ¿En cinco meses cambió todo? Schoklender: Aprendí a no subestimar la envidia ni la codicia. Ellos fueron por todo. Néstor tenía límites, Cristina no. Es una ciclotímica atorranta.
NOTICIAS: ¿Por qué De Vido no es procesado? Schoklender: Porque tenemos la justicia federal más corrupta del planeta.
NOTICIAS: ¿Usted no es culpable? Schoklender: Sólo de haber sido muy pelotudo. No me afané jamás un mango.
NOTICIAS: El fallo hace hincapié en que la contratación continua de su empresa, Meldorek, era ilícita.
Schoklender: No, porque era más barato que lo que cobraba el mercado. ¿Donde está la inmoralidad? La fundación, una persona jurídica privada, no tenía porque ir a una licitación.
NOTICIAS: Los movimientos de la Fundación son irregulares...
Schoklender: Había 6500 trabajadores, muchos no bancarizados.
Había que pagar sueldos. Si no llegaba plata del Estado teníamos que cambiar cheques para pagarle a los laburantes. Mi procesamiento es un disparate.

OTROS TIEMPOS. Hebe y su ex "ahijado", cuando tenían una gran relación. "Hace seis años que no hablo", dice hoy, desde Rosario.

FALLO. El juez Martínez De Giorgi firmó su resolución el 15 de mayo, fundamentando el procesamiento.

CLAVES DEL PROCESAMIENTO

■ “Sueños compartidos”. Fue un proyecto habitacional que funcionó entre el 2006 y el 2011 para crear viviendas en los lugares más carenciados del país.
■ Complicados. Hebe de Bonafini, los Schoklender y más de 15 funcionarios fueron procesados en un fallo de 522 fojas.
■ Delito. Se los acusa de “administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública”, un delito con 6 años de pena máxima de prisión.





#57223226   Modificada: 19/05/2017 21:23 Tirada: 60869
Difusión: 243476