13/08/2017 El Día (PBA - La Plata) - Nota - 

La economía en el centro de la escena preelectoral

Por OSVALDO GRANADOS

La economía estuvo en el centro de la escena antes de las elecciones. En algunos canales buscaban los aspectos negativos, una y otra vez. Se destacaban las marchas de las organizaciones sociales, las pymes en problemas. Las imágenes se repetían las 24 horas. Mientras en el Ministerio de Hacienda trataban de neutralizar lo que consideraban una puesta en escena para mostrar que todo era un “desastre”. Ni una cosa ni la otra, diría alguien equidistante de las pasiones desatadas en estos días. Recién hace dos meses que la rueda de la economía empezó a moverse, según muestran los indicadores. La clave, fuera de toda duda, fue la recaudación impositiva de IVA y Ganancias por encima de la inflación. MOTORES Los principales motores son el sector agropecuario con la cosecha récord de granos; las industrias vinculadas a la construcción; la obras publicas que empujaron el consumo del asfalto y cemento, autos y motos. Es más visible en el interior del país que en las grandes ciudades. Para incentivar lo que falta aparecen los préstamos personales e hipotecarios, la devolución que hace el Banco Provincia de las compras en supermercados y los préstamos a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. Al mismo tiempo el Banco Central le ponía un techo al dólar en 18 pesos para no incentivar la suba de precios. Del otro lado tenemos al sector textil y del juguete con graves problemas. ¿Qué pasa en serio con la economía? ¿Todos los que dicen que tienen la solución, qué hicieron el respecto? Un estudio señala que desde 1974 caímos una y otra vez en la trampa del estancamiento. Desde ese año tuvimos 25 años de alza y 18 de caídas. En promedio el PBI creció apenas 1,96% anual. El resto de los países de América latina lo hicieron algunos puntos más arriba. Después de dos o tres años de crecimiento, se atrasaba el dólar, se fugaban los capitales, y caíamos en una devaluación para mejorar la competitividad, y dejar caer el gasto en dólares. Siempre los ajustes brutales se hacían con fuertes devaluaciones. El final del mandato de Isabel Perón con Gómez Morales, Celestino Rodrigo, Pedro José Bonanni, Antonio Cafiero y Emilio Mondelli. En ese momento la devaluación en pocos meses fue del 340%. La corrida cambiaria, que obligó a Raúl Alfonsín a dejar la presidencia, y la devaluación en 2001 que alcanzó en 48 horas, el 300 %, de la mano de Duhalde y de Remes Lenicov. Brasil, hoy trata de ganar competitividad a través de la reforma laboral e impositiva. Argentina siempre buscó el atajo de la devaluación, que sólo sirve por un tiempo, hasta que los precios y los salarios neutralicen la suba del tipo de cambio. Falta competencia interna y externa. Hay muchos planes sociales y poca inversión, salvo el agro que es competitivo y el sector energético con subsidios a la oferta. Falta capacitación, y el ausentismo es superior al resto de América latina. Así, los costos son elevados y la presión tributaria es récord para pagar el enorme gasto público. Funes de Rioja, expresó: “los impuestos municipales, Ingresos Brutos, son una vergüenza, están llevando a la quiebra a las pymes”. “Cuando desaparezcan, ¿cómo van a hacer para pagarle a todos los inútiles que contrataron los intendentes”. IMPACTO ¿Cuánto y cómo impactará el resultados de las elecciones en la economía? La lectura del grupo de los seis más importantes empresarios del país, marcan que una derrota del Gobierno provocaría un escenario incierto para los inversores. Lo contrario podría abrir las puertas a algunos desembolsos que aún dudan sobre el camino a seguir. La variable más dependiente de las elecciones es la inversión. ¿Qué diferencia esperan los empresarios? Señalan que una diferencia de cualquiera en la provincia de Buenos Aires de más de cinco puntos, sería irreversible, si es menor, todo puede cambiar. El electrocardiograma argentino muestra saltos bruscos hacia arriba o hacia abajo. Lo malo que en 40 años volvemos al mismo lugar. Por eso, tantos gobiernos populistas o de otro signo e incluso dictaduras militares nos llevaron del 14 % de pobreza, al actual 31,5%. Siempre pensando en favorecer a los que menos tienen. Un éxito para el fracaso. shutterstock

#59959071   Modificada: 13/08/2017 08:51 Tirada: 25748
Difusión: 121372