13/08/2017 Clarin.com - Nota

Clima y precios, dos aliados que tiene la soja para el nuevo ciclo


Jornada Soja con Sustentabilidad Los márgenes del cultivo son superiores al ciclo anterior. En materia de precipitaciones, se pronostica un año neutro. Concurrencia. Más de 900 productores, asesores y representantes de empresas asistieron a la 14 Jornada Soja con Sustentabilidad en la ciudad de Córdoba. (Agrovoz) Foco en las malezas. Panel integrado por técnicos y productores para abordar la problemática de las malezas problema en la región central del país. (Agrovoz) Alejandro Rollán / Especial de Agrovoz Las últimas dos campañas no han sido fáciles para la soja. En el ciclo 2015/16, la apuesta hacia el cultivo fue con la mayor superficie sembrada de su historia en el país: 20,4 millones de hectáreas. Pero el clima se encargó, en buena parte, de que esa mayor intención no se reflejara en el volumen final de cosecha, que aportó 58,8 millones de toneladas, 4,2 por ciento menos que en la campaña anterior. En el último ciclo agrícola, la continuidad del clima adverso volvió a impactar sobre la inversión en el cultivo. Eso obligó a que se destinaran 18 millones de hectáreas, la menor superficie de los últimos ocho años. Antes de emprender su retirada, El Niño siguió haciendo de las suyas e hizo que se perdieran, en forma adicional, 586 mil hectáreas sembradas. ¿El resultado? 55 millones de toneladas, la cosecha más baja de los últimos tres años. Pese a estos antecedentes, la soja 2017/18 espera volver a la senda del crecimiento. Para retomar esa dirección contará con dos aliados que le volverán a dar su respaldo: el clima y los precios. Las buenas perspectivas domésticas para el principal cultivo agrícola quedaron de manifiesto durante la realización de la 14ª Jornada Soja con Sustentabilidad, realizada el miércoles en la ciudad de Córdoba. Convertida desde 2004 en la principal referencia de capacitación que tiene la soja en el interior del país, la jornada fue organizada por Agrovoz y por Agroverdad y contó con el apoyo institucional de la Bolsa de Cereales de Córdoba y del Ministerio de Agricultura de la Provincia. Mejora el margen Si bien los márgenes económicos no significan rentabilidad, la foto que hoy muestran los números de la soja para la próxima campaña tiene semblantes optimistas. Para el economista Ramiro Farías, del Departamento de Información Agroeconómica de la Bolsa de Cereales de Córdoba, los resultados del cultivo son similares, incluso levemente superiores, al promedio de las últimas campañas en la provincia. A los valores actuales, y partiendo de la base de rindes promedios, la soja estará arrojando un margen bruto de 320 dólares por hectárea en campo propio, y de 68 dólares si se trata de un establecimiento arrendado, comparó el economista, durante su disertación en la apertura de la Jornada. Si se lo compara con la campaña pasada, el margen bruto en campo propio es 18 por ciento superior, ya que durante el ciclo 2016/17 el resultado fue de 271 dólares por hectárea. Según Farías, el ciclo para la oleaginosa viene con mejores precios a cosecha, aunque el aumento en los alquileres incrementa el riesgo. Ante este contexto, recomendó a los productores tomar decisiones inteligentes, a diferencia del año pasado, cuando la sugerencia era adoptar decisiones equilibradas. Arrendamientos El gasto en arrendamiento es uno de los ítems, dentro de la estructura de costos de la soja, que pegó el mayor salto, en relación con el ciclo anterior. Si bien todavía no se cerraron las negociaciones, debido al atraso en la cosecha, desde la Bolsa de Cereales de Córdoba se proyecta un aumento en el valor de la tierra alquilada del 8,5 por ciento, lo que ubica al promedio en la provincia en 10,2 quintales por hectárea. Los valores a pagar oscilarán entre 8,5 y 11 quintales por hectárea promedio en el norte de Córdoba y superiores a 13,5 por ciento en la zona núcleo de la provincia. A la hora de negociar los nuevos contratos, el pago en quintales fijos está teniendo algunas variantes, como es la cancelación sobre las hectáreas cosechadas. Un año neutro Luego de los últimos dos años bajo la influencia de El Niño, los pronósticos climáticos auguran un año neutro. Eso significa que las precipitaciones serían dentro de los registros normales para las zonas. El principal forzante oceánico que regula el nivel de precipitaciones es el fenómeno de calentamiento del Pacífico Ecuatorial. Este año no contaríamos con un forzante oceánico que genere más o menos precipitaciones, con patrones regionales muy marcados, precisó Pablo Mercuri, director del Centro de Investigaciones de Recursos Naturales del Inta, durante su exposición en la 14ª Jornada Soja con Sustentabilidad. Sobre la premisa de que no hay ningún indicador que refleje que en un año neutro vaya a faltar el agua, Mercuri indicó que en noviembre y diciembre sería el período de más precipitaciones. Adelantó que ningún modelo climático de la actualidad marca una situación deficitaria en cuanto a lluvias. Ante este escenario, recomendó encarar el ciclo agrícola pensando en densidades de siembra más normales que bajo los efectos de El Niño, por ejemplo, cuando se busca potenciar con mayor población de plantas las zonas más altas de los lotes. Para el corto plazo, el invierno se despedirá del calendario con humedad, en especial en el sur y este provincial, con una gradual mejoría de las áreas afectadas por las inundaciones en las últimas tres campañas. El oeste y norte exigirá por parte de los productores un manejo agronómico para conservar el agua en el suelo, recomendó. La lupa en las malezas Con el clima y los precios en términos positivos, el productor y los técnicos tendrán por delante en la próxima campaña continuar con la guardia alta para el combate contra las malezas resistentes. Si hoy tomamos toda la provincia, no hay departamento donde no haya malezas resistentes, dimensionó Julián Oliva, especialista de la Universidad Católica Córdoba (UCC), durante su presentación en la Jornada, que estuvo acompañada por el testimonio de productores. Edgardo Steger trabaja 13 mil hectáreas en el sur de Córdoba y desde hace cuatro años le toca lidiar con el yuyo colorado (Amaranthus palmeri), al que ha logrado mantener a raya. Pusimos en marcha una estrategia con insumos y no sólo con herbicidas, que incluye también fechas de siembra. La premisa es que el lote tenga el residual aplicado, a través de un programa que llevamos a cabo, y libre de malezas, indicó el productor. Steger compartió el panel junto con Graciela Mauro, de Pozo del Molle; Javier Saadi, de San José de la Dormida, y Nicolás Martín, de la zona central. Concurrencia. Más de 900 productores, asesores y representantes de empresas asistieron a la 14 Jornada Soja con Sustentabilidad en la ciudad de Córdoba. (Agrovoz) Foco en las malezas. Panel integrado por técnicos y productores para abordar la problemática de las malezas problema en la región central del país. (Agrovoz) Soja Córdoba

#59960304   Modificada: 13/08/2017 10:16



Acceda a la nota web del medio