12/10/2017 Clarin.com - Nota

El agro se integra en Estados Unidos


En foco En el país norteamericano se acelera la concentración de la producción láctea, de carne y el procesamiento de la soja en las compañías de mayor escala y competitividad. Jorge Castro Un tambo estabulado y robotizado cerca de Donahue (Iowa) es uno de los ejemplos. El sector lácteo de los farmers es el ejemplo más notable del proceso de consolidación y concentración que caracteriza al sistema agroalimentario norteamericano al primero y más avanzado del mundo- como instrumento de aumento de la productividad e impulso al cambio tecnológico, que se acelera al ingresar Estados Unidos en una nueva revolución industrial. La actividad láctea estadounidense estaba constituida en 1987 por 202.068 unidades productivas con 10,1 millones de vacas lecheras, y en 3 décadas la producción ha crecido 44% con menos vacas (9,3 millones), mientras que los productores son sólo 64.098, lo que implica una reducción de más de 70%. Las mayores unidades productivas son las que encabezan el proceso de consolidación debido a las ventajas competitivas que les otorgan la economía de escala y los menores costos de producción. El USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU. por sus siglas en inglés) señala que las unidades lácteas con más de 2.000 animales tienen costos de producción 16% inferiores a las que disponen de 1.000 a 2.000 animales, y que ese porcentaje aumenta a 37% respecto a las que sólo utilizan entre 200 y 500 cabezas de ganado. Lo más revelador de este proceso transformador del agro estadounidense es lo que sucede con el agrobusiness, que son las actividades, muchas de ellas trasnacionales, que venden o compran sus bienes a los productores primarios. Las grandes agrobusiness (es decir, las que logran ganancias de más de U$S 1.500 millones por año) recibían para procesar en 1977 sólo 18% de la leche fluida, y ese porcentaje trepó a 46% en 2012. El procesamiento de la soja que les correspondía era 54% en 1977 y aumentó a 79% en 2012. En lo que se refiere a los frigoríficos ante todo Smithfields- realizaban 34% del faenamiento de carne de cerdo en 1977 y se duplicó (64%) tres décadas después. Hay una tendencia central en la producción agroalimentaria mundial en los años finales de la segunda década del siglo XXI, que es un aumento cualitativo de las fusiones y adquisiciones (M&A) entre las grandes trasnacionales del sistema, como Bayer, Monsanto, Syngenta y Nidera, entre otras. Entre otras razones, se debe a la necesidad de multiplicar la inversión en investigación científica y tecnológica (R&D, por sus siglas en inglés) como única forma de crear en el laboratorio nuevos productos de mayor valor agregado que permitan elevar los precios, y de esa manera, aumentar las ganancias. Esto ha ocurrido cuando el mundo agroalimentario ha ingresado en una etapa de crecimiento exponencial de la demanda, con eje en China, mientras que los precios de los commodities agrícolas han retrocedido como consecuencia de las cinco supercosechas norteamericanas de los últimos 6 años, que los han hundido en más de 40% en este periodo. Para esa multiplicación de las inversiones en R&D se requieren gigantescos capitales que sólo pueden surgir de las fusiones y adquisiciones que realizan las grandes compañías de agrobusiness del mundo. Esta es la razón de fondo del proceso de consolidación y concentración de la producción agrícola de Estados Unidos, cabeza y líder tecnológico del sistema agroalimentario mundial. Hace tiempo que Tocqueville advirtió que EE.UU. es el país del mundo donde el futuro llega primero. Por eso es clave para la Región Centro mirar lo que sucede allí. Un tambo estabulado y robotizado cerca de Donahue (Iowa) es uno de los ejemplos. Agricultura

#61944576   Modificada: 12/10/2017 15:41



Acceda a la nota web del medio